HOLOGRAMAS, MÁS ALLÁ DEL CINE DE FICCIÓN

La medicina, la ingeniería, la formación, el ocio, etcétera, se están revolucionando con las nuevas técnicas holográficas. Aunque inventada en 1948 y desarrollada, en primera instancia en el año 1971, es ahora por medio de la realidad virtual y la realidad aumentada, cuando está teniendo un desarrollo cualitativo y cuantitativo espectacular. Atrás quedan las imágenes holográficas de la princesa Leia de Star Wars.

En actividades de ocio, con los juegos en los que jugador se ve inmerso en escenarios virtuales muy conseguidos; es sin duda el ámbito más conocido de esta tecnología, donde se llegan a generar, aparte de imágenes en tres dimensiones, sensaciones y emociones que algunas personas creen que se extralimitan de lo “prudente” por el nivel de credibilidad óptica y de inmersión que llegan a conseguir en el cerebro humano.

¿Pero en que consiste la HOLOGRAFÍA?

La holografía plana básicamente es una técnica de fotografía. Que se apoya en el láser. En la que se consiguen imágenes tridimensionales aprovechando distintos efectos que la luz provoca en nuestra retina. Dando así la impresión de que la imagen se sale de sus límites. Variando su apreciación según el ángulo en la que se mire el holograma. Quizás los más conocidos son los que están en los billetes, el DNI o en algunas tarjetas de crédito. Evidentemente, en estos casos, se utilizan como sistema de seguridad para evitar falsificaciones.

El verdadero avance se produce cuando damos el salto a la holografía representada en el espacio que nos rodea. Hablamos aquí de realidad virtual o aumentada. Me gustaría distinguir entre ambos conceptos,  que nos servirán para entrever el potencial que tienen estás técnicas con el desarrollo de la holografía.

  • La realidad virtual es un espacio en el que están personas dónde se reproducen escenas y objetos con apariencia real. Esta escena se consigue; con gafas o cascos que permiten movilidad dentro de ese entorno. Acompañados en ocasiones de otros accesorios como guantes, sensores de distintos tipos, etc., que logran una mayor sensación de realidad. Esta técnica se utiliza principalmente en juegos y simuladores. Resumiendo, no existe nada de lo que estamos viendo y no se apoya en ningún elemento de la realidad.
  • Sin embargo, la realidad aumentada, además se apoya en un entorno físico tangible que se combina con elementos virtuales lográndose así una realidad en tiempo real. Por tanto, se combinan el mundo real y el virtual. Dependiendo de lo que estemos visualizando necesitaremos gafas o no.

Quizás los hologramas más interesantes son los táctiles. Estos son los que reaccionan a nuestros estímulos físicos como si los tocáramos (tened presentes que no se puede tocar algo que no existe). Podemos girarlos, ampliarlos, desplazarlos con la mano. Un ejemplo de estos son, por ejemplo; las pantallas de visualización que se proyectan sobre la puerta de un frigorífico, y nos permiten acceder a internet y navegar.

Entrados en harina, voy a resaltar algunas de las aplicaciones actuales de esta tecnología que nos ofrecen entre la ingeniería y la informática.

Obviando, por cuestiones de extensión las aplicaciones para juegos, por actividades destacaría las siguientes:

En el ámbito doméstico, la visualización de una pantalla de ordenador operativa en cualquier lugar de la casa. Visualizar el contenido del frigorífico sin necesidad de abrirlo, y quizás el más impresionante es un generador de ambiente en una habitación, por ejemplo; la de un hotel de cinco estrellas, el cielo estrellado que se vería desde tu terraza sin polución ni contaminación lumínica, el interior de una gruta, … Es cuestión de imaginación.

En el ámbito de las reparaciones podemos ver las piezas interiores de una máquina sin necesidad de desmontarla, y visualizar en la misma mesa de trabajo las operaciones que tenemos que hacer para repararla. Algo así como un maestro que te visualiza paso a paso lo que tienes que ir haciendo.

En telecomunicaciones podemos hablar con una persona que esté distante viéndola sentada en una silla frente a la tuya, incluso interaccionando con elementos que existan entre los dos. Por ejemplo, una mesa de póker.

También podemos hablar con una persona auxiliar que está junto a ti (en un aeropuerto, un museo, etc.) en lugar de teclear en una pantalla. Sobre la pantalla de un móvil, ya se pueden levantar, con todo lujo de detalles, los edificios que están alrededor tuyo y la ruta a seguir teniendo una visión tridimensional del entorno que tu necesites.

Recordando que la realidad aumentada se apoya en los objetos físicos, en un viaje aburrido puedes escoger el entorno que quieras de los márgenes de la carretera (paisaje montañoso, nevado, soleado, etc.).

En educación es espectacular, podremos ver las partes de una célula y separar algún orgánulo del resto. Podemos adentrarnos en la catedral de Burgos. Se podrá ver y manipular; el motor de un Ferrari, reproducir las condiciones de vida de una tribu, y ¡todo ello sin salir del aula!

Mención especial merecen las aplicaciones de la realidad aumentada en la medicina.

Los alumnos de medicina pueden hacer prácticas de cateterismos y ver cómo avanza el catéter en un holograma. Ver con todo lujo de detalle un órgano que no es físico. En una operación real un paciente se puede disponer junto a la mesa del quirófano una holografía de una operación igual que terminó con éxito.

Ya hemos visto que; desde el ocio a la educación, desde el diagnóstico médico hasta el almacenamiento de datos, o desde la defensa a la seguridad cibernética y tantas aplicaciones en sectores tan dispares, la holografía 3D está transformando la sociedad. El potencial que tiene está condicionado a la imaginación de las personas para satisfacer sus necesidades y a que siga evolucionando la tecnología para hacer más real y menos virtual la realidad aumentada. Esto no ha hecho nada más que empezar.

 

Jacinto Salas

Director técnico de 6gbuild

Posted on 21 junio, 2017 in Noticias

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top